martes, 18 de febrero de 2014

Retención en la fuente


En Colombia, deben efectuar la retención en la fuente aquellos agentes retenedores (entre lo que se encuentran todas las sociedades) que realicen pagos a sociedades o entidades extranjeras sin domicilio en el país, personas naturales sin residencia en Colombia, y sucesiones ilíquidas extranjeras que no eran residentes colombianas, siempre que se trate de rentas sujetas a impuesto en el país.

Las tarifas de retención en la fuente son 3, la tarifa general del 33%, aplicable también para beneficiarios residentes en un estado catalogado como paraíso fiscal, la tarifa aplicable a servicios técnicos, consultorías y asistencia técnica del 10%, la del 14% aplicable a rendimientos financieros por créditos superiores a un año o costos financieros de contratos de leasing con empresas extranjeras, y aplicable finalmente a cualquier otro concepto no contenido en los artículos 406 al 419 del Estatuto Tributario.

Los servicios técnicos o asistencia técnica es aquella en donde no predomina la labor intelectual sino una material o mecánica y por ello, quienes prestan este tipo de servicio están sometidos a subordinación, pues recibe instrucciones e indicaciones para la realización del trabajo, pero sin requerir un conocimiento o experiencia calificada. Cabe aclarar que la subordinación no indica un vínculo laboral con el contratante.


La autoridad de impuestos colombiana (DIAN) se ha pronunciado en varias ocasiones, y un ejemplo de ello es la instalación de cables eléctricos, donde indica que incluso a los instaladores se les debía practicar retenciones de honorarios al 33% pues se trata de un servicio técnico calificado, ya que se requiere de conocimientos especiales, métodos y procedimientos particulares, que no podría realizar cualquier persona. Ejemplos entonces de servicios no calificados son “medir, pesar, colocar o remover materiales, entre otros”.

Ahora bien, cuando se trata de contratos que incluyen factores intelectuales y materiales, se debe verificar cuál factor predomina y tiene mayor relevancia, para efectos de realizar la retención en la fuente. 

En el concepto 054789 del 26 de Julio de 2011, especifica que ha habido diferentes pronunicamientos de la DIAN donde se aclara que los servicios prestados por profesionales, técnicos, especialistas o expertos que requieren desplegar sus conocimientos, deben ser  tratados como honorarios a la tarifa del 33%

Adicionalmente, cada caso particular se debe analizar, pues además de la retención en fuente señalada anteriormente, puede requerirse también por ley que el agente retenedor que realiza el pago, retenga el IVA, si se trata de consultoría, asesoría y auditoría, pues estas actividades causan el impuesto sobre las ventas.

Ahora bien, frente a los servicios técnicos y asistencia técnica, sí hay una diferencia en el IVA, pues los servicios técnicos prestados fuera del país no están sujetos al IVA, mientrasque la asistencia técnica sí lo está así se preste desde el exterior.

La diferencia entre servicio técnico y asistencia técnica radica en que si bien ambos son realizadas por medio de “contratos de prestación de servicios inmateriales para la utilización de conocimientos tecnológicos aplicados por medio del ejercicio de un arte o técnica” (Concepto 47861 del 11 de junio de 2009), los servicios técnicos no implican la transferencia de conocimientos, mientras que la asistencia técnica sí.

Si requiere información adicional, solicite asesoría en nuestra línea en Bogotá 9260348 o al WhatsApp 3223621928